Martes, 4 de agosto de 2020
11.05.2009 - 00:24h. [ Comenta la noticia ]
0 comentarios
Laia Palau: “Este año llego con mejores sensaciones a la preparación”


En los últimos años se ha resaltado el excelente ambiente que reina en la selección masculina de baloncesto como factor clave en los éxitos logrados. ¿Existe esta misma sintonía en el seno del equipo femenino?

En los últimos años el ambiente de la selección es muy agradable entre todas nosotras. Antes se conformaban varios grupos aislados y ahora tratamos de coincidir todas el mayor tiempo posible. Cada una aportamos nuestro grano de arena para que la convivencia sea la mejor posible.

Dado que eres una de las jugadoras más veteranas del equipo, ¿asumes la responsabilidad de ayudar a las debutantes para que se integren adecuadamente?

Hay que reconocer que ellas se incorporan al grupo con una frescura e ilusión que, además de ser muy bien recibida por el resto, facilita su adaptación enormemente. Le echan mucho morro y no dan muestra alguna de nerviosismo. Andan de un lado a otro con los ojos como platos, siempre dispuestas a absorber todos los consejos que les podamos proporcionar. De todas formas la diferencia de edad entre las más jóvenes y las más expertas condiciona un poco la relación.

¿En qué sentido?

A veces sale a relucir la disparidad de gustos y preferencias, algo normal en un grupo heterogéneo como el nuestro. Mientras que las nuevas generaciones se interesan por el Facebook o pasan el tiempo jugando a la Play Station, otras preferimos opciones distintas. De todas formas, siempre se pueden encontrar motivos para charlar y pasar el tiempo juntas.

Con esa magnífica química que impera en la selección como sustento primordial sobre el que construir la victoria, ¿os veis capaces de derrotar a Rusia en el Europeo que se avecina?

A día de hoy, Rusia aún está un escalón por encima de nosotros y de otras muchas selecciones que se encuentran en igualdad de condiciones. Normalmente siempre les ganamos en los partidos amistosos de preparación previos a algún gran campeonato, pero en los encuentros oficiales acabamos sucumbiendo. Para derrotarlas debemos dar un paso adelante y pulir aquellos pequeños detalles en los últimos minutos de partido y que hasta ahora han decantando el triunfo de su parte.

Si se diera esa circunstancia de mejora en vuestro juego, ¿el oro estaría más cerca que nunca?

No cabe duda. Yo ya he ganado dos bronces y una plata, pero es en este año cuando llego con mejores sensaciones a la preparación. Mi compañera Ana Montañana lleva todo el año asegurándome que venceremos en el Europeo de Letonia. Si no me muestro igual de confiada que ella, sí que puedo afirmar que me veo en la final.

Este espíritu ganador que caracteriza a la selección conlleva que las exigencias se tornen mayores. En este sentido, ¿el quinto puesto cosechado en la pasada Olimpiada de Pekín supuso una decepción?

Rotundamente. Fue todo un desengaño para nosotras. Había muchísima ilusión por sobrepasar la barrera de cuartos de final y acabar entre las cuatro primeras. Al final conseguimos clasificarnos quintas pero nos supo a poco, dada la esperanza que teníamos en obtener un mejor resultado.

No obstante, y si bien este quinto puesto significó menos de lo esperado, seguro que conservas mejores recuerdos y satisfacciones personales a lo largo de tu etapa con la selección.

Por supuesto. El resultado más importante fue la plata alcanzada hace dos años (en Italia). Pero los dos bronces anteriores (Turquía y Grecia), también son meritorios y poseen el valor añadido de acabar un campeonato ganando, lo que siempre deja mejor sabor de boca que perder en la final, aunque sea con la plata como recompensa. Aun así, el orgullo y la alegría de participar en unos Juegos Olímpicos son inmejorables. Podría afirmar que es lo mejor que me ha pasado en la selección.

¿Se puede establecer una analogía en relevancia y esfuerzo entre todos estos éxitos logrados con la selección y los obtenidos con tu club?

No sé si se podría hacer lo que respecta a la consecución del título en sí, pero sí que puedo afirmar que formar parte de una Final Four y de una final de Eurobasket se asemejan bastante.

A pesar de acumular tantos triunfos, a todo profesional le gusta marcarse más retos para el futuro. Todavía no has superado los 30 años y seguro que habrá algún desafío por superar.

Evidentemente, todos tenemos alguna espinita clavada. Ganar una Final Four es la mía. Me gustaría pensar que el año que viene puede ser la vencida. El club (Ros Casares) está construyendo un gran equipo y sólo nos falta un poco más de compenetración, ya que es fundamental que el grupo esté consolidado para sobrepasar esta meta. De todas formas siempre hay que contar con la fortaleza y calidad de los equipos rusos, auténticos dominadores de la competición. Que Valencia pudiese organizar la fase final supondría un aliciente básico en nuestro propósito pero es complicado que esto suceda ya que Salamanca lo ha hecho este año..


Compartir noticia:  Facebook |  Twitter |  Menéame |  Digg |  Del.icio.us |  Technorati |  Yahoo! My Web   


Noticia facilitada por ProDep.COM

ProDep.COM

0 comentarios
Danos tu opinión
Danos tu opinión
Nick:


Comentario:


Código de seguridad: 9816

Por favor, necesitamos que reescribas el código de seguridad para asegurarnos que no se trata de un robot:


Patrocinadores: Federación Española de Baloncesto           Marina Esports           Basket Málaga

© BasketMe, 2006-2011   RSS   |   Live scores   |   Aviso legal   |   Contacto   |   Colabora con nosotros   |   Créditos