Lunes, 3 de agosto de 2020
18.07.2009 - 14:02h. [ Comenta la noticia ]
0 comentarios
Cameron Mills: El triunfo de la fe (II)


Los dos primeros años en Kentucky actuó como walk on, esforzándose por ayudar al equipo y mejorar su juego siendo parte del equipo campeón del 96 con un rol marginal.

Pero unas palabras de Pitino en diciembre de su segundo año le empezaron a abrir las puertas de su sueño. Afirmó que el chico estaba trabajando muy duro por situarse al nivel del equipo y que en su tercer año incluso podría disponer de una beca para integrar el equipo.

Y así fue. De los 48 minutos en los 15 partidos jugados en los dos primeros años pasó a 324 minutos en 31 partidos en su temporada junior, lo que supuso un gran salto adelante. Era el décimo jugador de la rotación, pero era parte plena del equipo y se mostraba como un implacable anotador desde la larga distancia (42/79)


Con todo, lo mejor estaba por llegar, pues según avanzaba la temporada iba adquiriendo más y más protagonismo hasta acabar la temporada promediando casi 20 minutos en sus últimos partidos y siendo fundamental en el camino de Kentucky a la final del 97 a pesar de perderla con la Arizona de Bibby y Miles Simon.


Al termino de esa temporada, en Kentucky se vivió un cambio en los banquillos pues Tubby Smith sustituyó a Rick Pitino (que marchaba a los Boston Celtics) al frente del conjunto, pero Cameron ya había encontrado su nicho en la rotación y no estaba dispuesto a perderlo en su año final. El final de su sueño con fecha de caducidad.

Lo mismo pensaba Tubby Smith, que lejos de eliminarle de la rotación halló un apoyo para su labor. Se encontró con un chico lleno de fe, amigo de Ashley Judd (la conocida actriz ex alumna de Kentucky y fan de los Wildcats, a la que no es extraño ver en sus partidos) y que proclamaba la abstinencia sexual hasta el matrimonio pero que había adquirido gran ascendencia en sus compañeros.

En su último año, Cameron dispuso de una cantidad de minutos similar a la de su año junior, pero su labor más importante fue como cohesionador del vestuario. Como afirmaba Scott Padgett (compañero en Kentucky y jugador NBA), a pesar de tener su edad, todos le escuchaban por el respeto que le guardaban y la forma que había elegido de vivir su vida.

También tuvo en ese año tiempo de vivir una noche baloncestísticamente mágica. En un partido disputado el 1 de Febrero de 1998 ante la Florida del genial Jason Williams, Cameron logró 31 puntos en 20 minutos de juego, lo que supuso su mayor anotación a lo largo de su carrera con un incontestable 8/14 en triples.

Pero no había dicho su última palabra, pues aún tuvo tiempo de ser importante ,de nuevo, en el camino de Kentucky al título del 98, en los últimos 8 minutos de la final enchufó dos triples fundamentales para reducir la ventaja de la Utah de Andre Miller que se había marchado en el marcador.

Con el final del partido y las celebraciones de los Wildcats, se vislumbró la innegable importancia de Cameron en aquel equipo, siendo el chico al que todos quieren abrazar en el final del partido, mientras él llora desconsolado e incluso Tubby Smith le besa en la cabeza agradeciéndole todo el esfuerzo.


El final feliz con el que Cameron siempre había soñado en el baloncesto.
Ese fue el punto final de Cameron como jugador, aunque siguió ligado a Kentucky como capellán del equipo (a propuesta de Tubby Smith que no quería perder su influencia positiva en el vestuario), debatiendo sobre la Biblia con los jugadores y explayándose en discursos a todos los jugadores antes de los partidos, para tratar de insuflarles parte de la fe con la que él vivió el baloncesto.


Cuando verdaderamente encontró al que creía el amor de su vida, la relación no funcionó y Cameron se divorció en 2003, pero desde que abandonó el equipo nunca ha perdido la fe y ha vivido dando sermones en diversas ciudades, a grupos de jóvenes, en iglesias, etc.

Su labor se puede consultar en su web (http://www.cmm21.com/09/index.html)


Es de suponer que intentará enseñarles como a veces los sueños se cumplen, si tienes la suficiente fe y fuerza de voluntad para luchar por alcanzarlos. Él sabe lo que es eso.



Compartir noticia:  Facebook |  Twitter |  Menéame |  Digg |  Del.icio.us |  Technorati |  Yahoo! My Web   


Noticia publicada por Jorge Diez

0 comentarios
Danos tu opinión
Danos tu opinión
Nick:


Comentario:


Código de seguridad: 9318

Por favor, necesitamos que reescribas el código de seguridad para asegurarnos que no se trata de un robot:


Patrocinadores: Federación Española de Baloncesto           Marina Esports           Basket Málaga

© BasketMe, 2006-2011   RSS   |   Live scores   |   Aviso legal   |   Contacto   |   Colabora con nosotros   |   Créditos