Jueves, 22 de octubre de 2020
14.10.2009 - 11:07h. [ Comenta la noticia ]
0 comentarios
Ranking 2009-10: Cuarta entrega (1-2)


Entrega final del ranking previo al inicio de la temporada, donde presentamos a los dos grandes aspirantes al título de este año. Texas y Kansas; Kansas y Texas, han sido señalados en distinto orden por casi todos los analistas como las alternativas de poder al dominio de North Carolina el año pasado. Veremos si todo el talento que se acumula en sus plantillas acaba cristalizando en una gran temporada.

2.Texas

El año pasado este era el equipo de A.J. Abrams, pero sin embargo la mediocre actuación del escolta les llevó a unas posiciones que en principio no les estaban reservadas, a pesar de contar con poco banquillo. Este año, sin embargo, buscan resarcirse con un equipo lleno de calidad y profundidad que les catapulta directamente a los primeros puestos del ranking.

Y es que la rotación con la que contará coach Barnes, será la envidia de muchos. Jai Lucas y Dogus Balbay se complementan a la perfección para la posición de base. Mientras el americano (transfer desde Florida) es un buen director, rápido y lanzador exterior; el turco es más un penetrador, completo gracias a su capacidad atlética, y capaz de hacer un triple doble en cualquier partido. El año pasado ya sumó gran importancia al final de temporada, y este año lo tendrá que refrendar.

El backcourt es directamente un lujo. Justin Mason será el principal nombre del mismo de los que continúan en el equipo, un senior de los que son necesarios en cualquier conjunto, sacrificado en defensa y en cualquier aspecto que el equipo necesite. Mientras que Varez Ward es el otro hombre que permanece y que será de ayuda (aunque quizá vea reducida su importancia) pues el año pasado su aportación fue una agradable sorpresa, capaz de cubrir las posiciones de 1-2.

Pero lo fascinante es la calidad que llega a este backcourt. Avery Bradley es una de las sensaciones de la camada de freshman, un escolta pequeño pero capaz de anotar de múltiples maneras y con reputación de dunker, que espera asumir el liderazgo del equipo a falta de Abrams, aunque no pueda ofrecer su tiro exterior. Para el puesto de alero llega Jordan Hamilton, otro Top 15 de la generación como Bradley, también muy anotador, con un buen tiro tras recibir la pelota a la salida de los bloqueos.
Aún hay más, y es que el año pasado el recruit estrella no pudo actuar por no tener la elegibilidad y ahora que la ha conseguido J´Covan Brown quiere demostrar que él también tiene mucha pólvora en sus manos, aunque con la llegada de Bradley y Hamilton lo tendrá difícil. Cierra el juego exterior el alero Shawn Williams dispuesto a que se valore su tiro exterior, dispuesto a ser usado cuando Barnes lo requiera.

El juego en la pintura es menos espectacular, pero no por ello carente de calidad. Damion James y Dexter Pittman forman una pareja de plenas garantías. Mientras James es un 3/4 duro, atlético y competitivo (aunque también válido en ataque), Pittman es una gran presencia en la zona (y eso que ha estilizado su figura), con capacidad para imponerse en la pintura y ser consistente al rebote y al poste bajo como demostró la pasada temporada donde dio un salto cualitativo importante. Gary Johnson y Clint Chapman completan un cuarteto de plenas garantías, sobre todo el primero que será el principal recambio y otra fuente de anotación y rebote a tener en cuenta.

Como hemos visto 12 hombres de plenas garantías con los que Barnes podrá rotar a placer, y eso teniendo en cuenta que podría contar también con Matt Hill y Alexis Wangmene, dos interiores de los que echar mano en caso de necesidad y que en otros equipos podrían tener minutos.

Talento, talento y más talento a disposición de un técnico que ha construido un programa ganador en los últimos 10 años, apuntalando la labor de un Tom Penders que les había llevado a aparecer habitualmente en el Torneo NCAA. Con esta plantilla los Longhorns solo pueden soñar con el cielo, pues a la excelente capacidad anotadora de sus exteriores, suman una importante labor defensiva en muchos de sus hombres y una experiencia notable (James, Mason y Pittman son seniors; mientras que Balbay, Chapman, Gary Johnson y Jai Lucas son juniors)
Son una alternativa de poder y deben demostrarlo. No solo de football vive el longhorn.


1.Kansas

Y al fin el número 1, un número 1 que no estaba tan claro como el año pasado lo podía estar North Carolina, y que podría caer mucho más abajo si se descuidan pues hay varios programas que están al acecho.

Las razones para elegirles como números 1 de la nación son sencillas de entender: otros equipos acumulan tanto talento como Kansas, pero el aspecto diferencial es que los Jayhawks ya son un equipo ganador a diferencia de muchos de sus rivales. Tras el título 2008 y a pesar de múltiples bajas, los hombres de Self consiguieron mantenerse competitivos al máximo nivel de la mano de Sherron Collins y Cole Aldrich. Este año con más experiencia tras no perder a nadie importante y más talento a través de los freshman, el sueño de Kansas solo puede ir a mejor. O eso pensamos antes de comenzar la temporada, pues tradicionalmente Kansas es una universidad a la que le han pesado los galones del favoritismo y ha preferido estar agazapada en la mayoría de sus éxitos.

Aún así, también hay razones meramente deportivas. Si tradicionalmente se afirma que un equipo ganador en baloncesto se construye a través de un esqueleto de base y pívot, es posible que Kansas cuente con dos de los mejores de la nación. Sherron Collins es el timón del equipo, un base pequeño pero anotador, de gran calidad y lleno de ansia competitiva que promete ser un serio candidato a jugador del año. Mientras que el pívot es nada más y nada menos que Cole Aldrich, un intimidador en toda regla que sigue mejorando en su juego y que este año tiene que ofrecer un poco más, demostrando que el paso al siguiente nivel es factible para él como lottery pick.

Pero es que no solo es eso, sino que el juego exterior lo completan nada más y nada menos que Tyshawn Taylor, un escolta sophomore capaz de actuar de base, clave en la selección Sub 19 USA en el mundial de este año y que a su talento para anotar, une la competitividad en defensa y la capacidad de distribuir el balón algo que le vendrá muy bien al equipo al ser Collins un gran anotador. El alero será Xavier Henry, Top 10 y multitudinariamente aclamado en HS que aportará más anotación si cabe a través de sus penetraciones y tiros. Un anotador de élite que descargará de responsabilidades a Collins.

Para completar el quinteto contarán con Marcus Morris, un ala pívot que puede hacer muchas cosas debido a su talento y que tiene que demostrarlo tras una campaña de aclimatación a la liga. La alternativa en el quinteto sería su gemelo Markieff Morris, también dotado de talento y con capacidad de tirar y distribuir la bola.

En la rotación exterior tendremos en el banco a Brady Morningstar, un consistente tirador exterior, que fue el segundo que más jugó el año pasado y que será el principal perjudicado de la llegada de Henry. Además ha sido suspendido por Self por todo el primer semestre por conducir en “malas condiciones”, lo que puede perjudicarle más aún. Y es que hay exteriores para suplirle saliendo desde el banco: Tyrel Reed, un blanquito capaz de jugar de base y de tirar con la misma efectividad que Morningstar; Mario Little, una grata sorpresa anotadora el curso pasado proveniente de un JUCO; Travis Releford otro escolta talentoso y alto para la posición; y Elijah Johnson, un escolta bajito lleno de capacidad atlética y potencial como defensor.

Mientras que en la rotación interior, contarán además de con uno de los hermanos Morris, con Thomas Robinson, un ala pívot freshman que tiene que aportar energía y rebote en los minutos en que esté en cancha. Además Jeff Whitey, un transfer desde Arizona, supone un legítimo 7 pies que aporte intimidación y juego al poste, para dar descanso a Aldrich, cuando consiga la elegibilidad.

Tanto talento exterior tiene que salir por algún lado y es posible que veamos a lo largo de la temporada un juego con 4 pequeños en cancha y Aldrich en el centro de la zona; como fue habitual el año pasado. Pero de todas formas hay tantas variantes tácticas con este equipo que será difícil saber por cual de ellas se decantará el entrenador.

Un equipo a la altura del campeón en 2008, que tratará de reencontrar sus mejores sensaciones con un cúmulo de talento puro y físico difícil de encontrar. La experiencia de Collins y Aldrich, ya campeones, será fundamental para intentar alcanzar el cetro. Todo lo que no sea llegar a la Final Four, cabría calificarlo como fracaso mayúsculo, fracaso que nadie quiere experimentar.

La universidad del estado de los girasoles tienen una cita para derrotar a su principal maldición: la de ser considerados favoritos.



Compartir noticia:  Facebook |  Twitter |  Menéame |  Digg |  Del.icio.us |  Technorati |  Yahoo! My Web   


Noticia publicada por Jorge Diez

0 comentarios
Danos tu opinión
Danos tu opinión
Nick:


Comentario:


Código de seguridad: 1090

Por favor, necesitamos que reescribas el código de seguridad para asegurarnos que no se trata de un robot:


Patrocinadores: Federación Española de Baloncesto           Marina Esports           Basket Málaga

© BasketMe, 2006-2011   RSS   |   Live scores   |   Aviso legal   |   Contacto   |   Colabora con nosotros   |   Créditos