La Opinión
Una exhibición, un grupo de amigos y dos nombres propios
Luis Blanco  | 01.09.2013 - 14:36h.
Imprimir esta noticia |  0 comentarios |  [ Comentar el artículo ]

El último encuentro amistoso de la preparación de la selección española para el EuroBasket tuvo lugar en Zaragoza, deparando un marcador apabullante y la evidencia de que, a pesar de las rutilantes ausencias, España es una de las favoritas al oro en Eslovenia. No tanto por la escasa entidad del rival, ni tan siquiera por el pleno de victorias en la gira (8 de 8, algunas meritorias y sufridas como ante Francia en Montpellier), sino por la evidencia de que rebosa de talento por todos los costados.


El Príncipe Felipe fue el escenario donde nos deleitaron la magia de Ricky, a la que añade un depurado tiro tras bote eficaz; los destellos de Rudy o la velocidad de Llull. Pero sobre todo destacaron la omnipresencia de Marc y el retorno de Pablo Aguilar a la que fue su casa durante tres años.


La ascendencia del pívot de los Memphis Grizzlies sobre el grupo es enorme. Y por momentos, apabullante. Contundente e intimidador en la defensa, es capaz de obsequiarnos con asistencias magníficas y un repertorio de argumentos ofensivos que recuerdan al mejor Sabonis, incluyendo el tiro de tres, el fade away, pivotes bajo la línea o ganchos con ambas manos. Es sin duda alguna uno de los mejores cinco del mundo, y su progresión continúa imparable.


El otro protagonista principal es Pablo Aguilar. El granadino apareció en el quinteto titular (buen guiño de Orenga) y superó su lógico nerviosismo aportando intensidad y acierto ante una grada que coreó su nombre y le mostró un enorme cariño a través de una estruendosa ovación en la presentación. El excapitán se adornó en un mate de espaldas que levantó a un público entregado y agradecido por su aportación en la mejor campaña del CAI Zaragoza desde la nueva época.


El baloncesto imaginativo y vertiginoso que es capaz de ofrecer este colectivo descansa sobre la cohesión y buen ambiente del vestuario, que se trasluce en la cancha a través de sonrisas, guiños y complicidad. Parecen un grupo de amigos unidos por la misma pasión, por el mismo objetivo: revalidar el título de campeones de Europa. Eslovenia espera.


Compartir noticia:  Facebook |  Twitter |  Menéame |  Digg |  Del.icio.us |  Technorati |  Yahoo! My Web   


Artículo publicado por Luis Blanco

0 comentarios
Danos tu opinión
Danos tu opinión
Nick:


Comentario:


Código de seguridad: 3939

Por favor, necesitamos que reescribas el código de seguridad para asegurarnos que no se trata de un robot:


 

BasketMe busca colaboradores y corresponsales




BasketMe © 2018 Todos los derechos reservados. BasketMe no se hace responsable del contenido de sitios externos.
Aviso legal   |   Contacto   |   Créditos   |   Desarrollada por XGS