La Pizarra del Entrenador
Herramientas para entrenar a equipos con disparidad de nivel
Xavi G Sunyer  | 21.07.2022 - 20:23h.
Imprimir esta noticia |  0 comentarios |  [ Comentar ]
Xavi G Sunyer  | 21.07.2022 - 20:23h.

He ahí la realidad en la que nos encontramos el 99% de los entrenadores, y es la realidad que viven la amplísima mayoría de clubes: encontrarse en un mismo equipo mucha disparidad de nivel, y por ejemplo encontrarse con un equipo de Minibasket con alguien con suficiente talento como para plantearse llegar a ser profesional el día de mañana compartiendo equipo con niños o niñas que justo empiezan a conocer este deporte.

Cuando cogemos un equipo de estas características, nos podemos hacer una pregunta que muchas veces puede resultar complicada de resolver:

¿De qué manera planifico las sesiones de entrenamiento y los contenidos a trabajar?

¿Pongo como referencia lo que necesita trabajar el jugador/a más hábil del equipo, y que los demás se adapten?

¿Cojo como referencia el nivel medio del equipo?

¿Empiezo por lo más básico para que los que empiezan logren entenderlo todo?

¿Si escojo la primera opción, qué hago para mantener motivados a los que empiezan y no dejen de jugar a baloncesto?

¿Si escojo la segunda opción, cómo lo hago para sacar el máximo de quien tiene más potencial?

¿Y si elijo la tercera alternativa, cómo lo hago para que los demás no se aburran?

Bajo mi punto de vista, hay una premisa que siempre se debe cumplir, y ahí está realmente el reto de la persona responsable de entrenar el equipo: absolutamente todos los miembros del equipo deben encontrar motivación en cada sesión, encontrarse retos en los que tengan que esforzarse para conseguirlos, pero que al mismo tiempo tengan un nivel de dificultad que permita tener éxito las veces necesarias para mantener la autoestima y la percepción de mejora y aprendizaje en unos buenos niveles.

Usman Garuba, en la selección de Minibasket
Usman Garuba, en la selección de Minibasket

Para que eso sea posible, en este artículo presentamos algunas ideas:

1) Retos específicos para cada jugador/a

Un mismo ejercicio puede servir para muchas categorías y niveles diferentes, todo dependiendo de en qué pongamos el foco y qué variantes llevemos a cabo.

Un ejercicio clásico puede ser un 2c2 a toda pista, con ida y vuelta, y pasadores en las bandas. Este ejercicio puede servir para un equipo de Minibasket o para un Junior, y en una categoría se pondrán unas normas y unos conceptos, y en otra otros.

En una misma tarea, como podría ser este 2c2 a toda pista, podemos decir a quien hace poco que ha empezado, y le cuesta utilizar la mano no dominante, que sólo puede botar con la mano no dominante, mientras a quien lleva 5 años jugando se le puede exigir algo más avanzado que se corresponda con los objetivos del equipo en ese momento.

Si por ejemplo el equipo está trabajando esos días la verticalidad a canasta y utilizar el mínimo número posible de botes, se puede poner como norma en general al equipo que las canastas valgan 3 puntos si se hacen con máximo 2 botes tras recepción. A quien empieza desde hace poco, dejarle hacer 3 o 4 botes para sumar los 3 puntos, y al que destaca mucho respecto al resto, decirle que sólo sumará si hace 1 bote y por ejemplo no hace la finalización clásica (2 pasos en la misma dirección y finalizar por el mismo lado).

Este mismo ejemplo se puede aplicar a casi todas las tareas de nuestro entrenamiento.

2) Trabajo individual por estaciones

Un trabajo que suele gustar mucho es el de hacer durante 20-30 minutos trabajo específico de algo concreto que sea el objetivo de aquel jugador/a.

Por ejemplo, un miembro del equipo puede trabajar el bote de retirada, otro miembro del equipo la mecánica de tiro, 2 más del equipo pueden trabajar la finalización a canasta, etc. Todo simultáneamente, y ahí incluso hay la opción de que la misma rutina se repita por ejemplo una vez por semana, y que cuando el entrenador/a diga "trabajo individual por estaciones" todos ya sepan dónde deben ir.

Ahí incluso hay la variante de que haya por ejemplo 6-7 estaciones, 1/3 del equipo trabaje en 2 estaciones, otro tercio del equipo trabaje en 2-3 estaciones diferentes, y el otro tercio trabaje en otras 2 estaciones, conceptos distintos, pero en grupos pequeños, agrupados por una necesidad concreta.

Por ejemplo, los 3 que les cueste más la finalización vertical, pues una estación de 1c0(+1), lo que sería un 1c1 con ventaja ofensiva, los que les cuesta ser fuertes defendiendo dentro de la botella pues unas estaciones de fuerza, de contacto, y de defensa en la botella, u otra estación que sea evitar que quien ataca llegue a tocar un cono, teniendo que defender con el pecho.

3) Objetivos individuales en los partidos

Otra práctica que he llevado a cabo con algunos equipos de estas características ha sido el poner objetivos individuales. Pienso que tanto esta estrategia como las anteriores mencionadas, son maneras de trabajar que funcionan muy bien, no sólo para equipos con disparidad de nivel, sino incluso en una selección autonómica, ya que cada persona tiene unas áreas de mejora distintas, unas necesidades distintas, y pienso que es bueno que cada semana todo el equipo tenga cosas a fijarse a la hora del partido desde el punto de vista individual, para su crecimiento.

Esto potencia que puedan dejar el resultado en un segundo término y primer la evolución, trabajo y esfuerzo, sea cual sea el resultado.

Si alguien no consigue su objetivo individual, se puede repetir el mismo objetivo la siguiente semana, y si lo consigue ir a por otro. De esta forma, si alguien aprende mucho más rápido que otra persona del equipo, se le pueden pedir más objetivos mensualmente, y respetar el ritmo evolutivo de cada uno/a.

4) Doblar con otros equipos

Otra posibilidad también es la de doblar con otros equipos, o directamente que si alguien destaca mucho ante los rivales de su edad, juegue toda la temporada en una categoría superior.

Antes de que un jugador de Minibasket anote 30 puntos por partido andando -cosa que se resuelve con los objetivos individuales, o sacándole 3 partes por partido si no se esfuerza-, tal vez donde debería estar jugando durante la temporada es en Pre-Infantil o Infantil, si queremos que esté en nuestro club, o cada semana doble con ambos equipos.

Es importante que cada jugador se encuentre en un contexto en el que tenga que dar el máximo para evolucionar.

Ricky Rubio debutó en la ACB siendo Cadete
Ricky Rubio debutó en la ACB siendo Cadete

¿Y lo colectivo dónde queda?

El aspecto de los objetivos colectivos pienso que siempre deben ir en función de la edad con la que se está trabajando, el punto madurativo en general, y el nivel en el que se encuentre mayoritariamente el equipo.

Si alguien entrena un Infantil, seguramente querrá los mismos hábios para un Infantil de Preferente que para un Infantil de nivel B provincial. Las diferencias seguramente serán los contenidos a trabajar, el tiempo de entrenamiento, y lo que se exija, pero seguramente seremos el mismo entrenador en una categoría que en la otra, querremos las mismas rutinas, los mismos hábitos, el mismo esfuerzo, la misma intensidad y las mismas ganas de mejorar y aprender.

Luego, en función de los parámetros que he comentado, se irán construyendo los aspectos tácticos a trabajar. Si es un equipo con poca experiencia en el baloncesto, pues quizás yo no trabajaría ni siquiera las defensas de ayudas, independientemente de que sea un Infantil, y me centraría en que defiendan muy bien individualmente.

En cambio, si es un grupo de Cadete que ya tiene muy bien aprendidos los fundamentos de bote, finalizaciones, tiro y pase, y lecturas en situaciones de 1c1 y juego reducido, tal vez sea un momento en la etapa final de Cadete para introducir los bloques dentro del ataque del equipo. Eso ya es cuestión de cada entrenador o de la persona que coordine el club, el qué aprender en cada etapa, pero me parece que la táctica siempre debe ir en consonancia a lo que necesiten aprender a nivel técnico, no que por ejemplo no sepan ejecutar un bote de retirada y ya se les diga que pueden bloquear.

A nivel de hábitos, pienso que tienen que ser los mismos desde el primer jugador hasta el último, independientemente de la experiencia y nivel. Luego, en función de la personalidad y necesidades de cada uno, se pueden especificar roles, como el de capitán, o el que organice actividades fuera de pista, etc, para mantenerlos más motivados y valorar sus cualidades como personas, más allá de cómo sean como jugadores.

Éstas son sólo algunas ideas para dar algo de luz a un asunto que preocupa a muchos entrenadores, pero que ni mucho menos pretende ser un artículo cerrado, o que no haya más posibilidades.

Por este motivo, os invito a compartir a través de los comentarios vuestras ideas, cosas que pongáis o queráis poner en práctica en vuestros equipos, cuando os encontráis con distinción de nivel.

Cuantas más ideas compartamos, de más nivel será la formación que ofrezcamos 😉

¡Hasta el próximo artículo!



Compartir noticia:  Facebook |  Twitter |  Menéame |  Digg |  Del.icio.us |  Technorati |  Yahoo! My Web   


Artículo publicado por Xavi G Sunyer

0 comentarios
Danos tu opinión
Danos tu opinión
Nick:


Comentario:


Código de seguridad: 1130

Por favor, necesitamos que reescribas el código de seguridad para asegurarnos que no se trata de un robot: