Inicio » Noticias de EUROPA
Crónica Eurocup: Valencia defiende la Fonteta y alza la cuarta Eurocup (89-63)
Diego Gómez  | 15.04.2019 - 23:17h.
Imprimir esta noticia |  0 comentarios |  [ Comentar la noticia ]

El acierto de Matt Thomas (19 puntos) y la lucha de Bojan Dubljevic (21 de valoración) convirtieron la ansiedad inicial en un rodillo imparable. Will Thomas se hizo con el galardón de MVP de la final. Las alternativas de Aíto García Reneses fueron insuficientes para aplacar la rabia de toda una ciudad.

El miedo todo lo puede. La dolorosa derrota en Berlín generó mil y una dudas en la familia de Valencia Basket. El resto de equipos de la competición habrían firmado jugarse el título con el factor cancha a favor en el partido decisivo. Para la Fonteta, el reto era un recuerdo irreversible; la afrenta de Unicaja dos años antes seguirá flotando en el corazón taronja. Para la plantilla, dos opciones enfrentadas: ansiedad o tambores de guerra en busca de la revancha definitiva. Leyenda o tragedia. Todo o nada.


Los nervios llegaron por adelantado. Ponsarnau sorprendió de inicio con la presencia de Guillem Vives, que se afanó en la marca sobre Martin Hermannsson. Aíto le respondió con un 2 contra 1 manifiesto en la defensa del poste bajo. El primero de la serie. Con Will Thomas fuera de escena, la precipitación local chocó de lleno con la frialdad de Peyton Siva (0-11). Ni siquiera el aliento de la grada parecía descargar a los suyos. Terror momentáneo. 


Bojan Dubljevic puso la pasión (Fuente: eurocupbasketball.com)


Dubljevic ingresó en la cancha para mostrar el camino de la intensidad. Su pelea por el rebote ofensivo mantuvo la esperanza en el puño (10-14). El pívot balcánico alzó los brazos en búsqueda de un alarido y encontró el fuego de la Fonteta. En el camino hubo espacio para Matt Thomas, que creció en el encuentro ajeno a cualquier precedente. La amenaza alemana había quedado reducida a la mínima expresión. Al concluir el cuarto, la ansiedad de Valencia Basket se había convertido en un sueño (18-17).


No era un espejismo. Antoine Diot castigó a los visitantes con un ritmo tan inesperado como endiablado. Así lo reconoció el público. Dubi hizo más patente su presencia en pista contraria; una grieta sideral que fusiló Matt Thomas con 11 puntos consecutivos. Cuando Will Thomas y Fernando San Emeterio se sumaron al carrusel, la batalla tenía ya color naranja (33-23). El trabajo en la intendencia de Doornekamp y Labeyrie se sumó entonces al formidable acierto exterior. Una fórmula con sabor a victoria.


Will Thomas, MVP de la gran final (Fuente: eurocupbasketball.com)


El talento estallaría definitivamente antes de enfilar el túnel de vestuarios. Antoine Diot y Matt Thomas desplegaron de repente todo su potencial ofensivo. El escolta norteamericano sumó 16 puntos en la primera mitad y construyó, por fin, una brecha casi irreparable (40-23). Sobrevivió el Alba gracias al incansable instinto de Siva. Los teutones convirtieron 8 tantos de una tacada y aplacaron el envite español (40-31). La reacción no avanzaría; Bojan Dubljevic anotó de nuevo desde el 6.75 y mantuvo firme la distancia (46-33). El rumbo miraba hacia el título. Dubi, con 17 créditos de valoración al descanso, era el comandante del vuelo.


La reanudación confirmaría la tendencia al alza de Louis Labeyrie. Su tesón hizo brillar la defensa del equipo y relanzó el marcador (56-38). Intangibles en cadena que pusieron a la grada en pie cuando el francés, extenuado, suplicó el cambio a Ponsarnau. Incluso la puntería de Rokas Giedraitis (19 puntos) pasaba desapercibida.


El banquillo celebra el título (Fuente: eurocupbasketball.com)


Esta vez, la temible zona 2-3 quedaría en anécdota; la fe de Valencia Basket circuló sin piedad el balón y derritió la apuesta de Aíto García Reneses. Doornekamp y Tobey seguían allanando el camino (63-41). La renta se antojaba inabordable, tan solo quedaba un periodo por disputarse (63-44).


Con la lección aprendida, Will Thomas y Bojan Dubljevic construyeron el golpe de gracia cerca del aro (72-49). Thomas hizo arder la caldera y avanzó hacia la conquista del MVP. La calidad de Dubi apareció en el momento clave de la temporada y supo despedirse entre gritos de leyenda. Mantuvo la fiesta la rabia de San Emeterio, que voló sobre su par para borrar otro recuerdo del pasado. Una nueva diana de Matt Thomas y la enésima canasta de Will (84-58). Irrefutables. La Fonteta se arañaba el alma para celebrar la cuarta Eurocup de su historia (89-63). Lágrimas vestidas de Euroliga. Para siempre.







Compartir en Facebook la noticia    Twittear la noticia


Noticia publicada por Diego Gómez

0 comentarios
Danos tu opinión
Danos tu opinión
Nick:


Comentario:


Código de seguridad: 5575

Por favor, necesitamos que reescribas el código de seguridad para asegurarnos que no se trata de un robot:


 

BasketMe busca colaboradores y corresponsales




BasketMe © 2018 Todos los derechos reservados. BasketMe no se hace responsable del contenido de sitios externos.
Aviso legal   |   Contacto   |   Créditos   |   Desarrollada por XGS