La Opinión
Del árbitro que expulsó al Chacho al tapón ilegal a Montero
Xabier Sanmartín Cuevas  | 25.10.2015 - 20:46h.
Imprimir esta noticia |  0 comentarios |  [ Comentar el artículo ]

'Muestra tus principios antes que tu fin'. La frase es de una de esas series malas que de pronto te asombran con un buen diálogo, tanto como los Clippers sorprendieron a los Spurs en los últimos play-off. Y Reynaldo Mercedes, árbitro dominicano, nos asustó a todos de la forma más inesperada con su actuación en la final de la·Copa Intercontinental que el Real Madrid ganó al Bauru de Brasil a doble partido.

 

Allí, a este juez de baloncesto que ha pitado cuatro Mundiales le dio por un atípico diálogo que acabó con la expulsión del Chacho, ese base barbado que parece que nunca ha roto un plato (quizá álgún plátano) y que juega sacándose de la chistera toda una vajilla de malabarismos. A esa decisión arbitral del señor Mercedes se unió un ruidoso tuit futbolero antimadridista que escribió en 2012 y apareció reflotado esos días. Así se generó tal enredo que, hablando de redes sociales, supuso que hoy esté cerrada al público su cuenta en Twitter @reynaldomercede.

 

 

Mientras tanto, crece la discusión sobre cómo deben (com)portarse los árbitros dentro y fuera de la cancha. ¿Qué te parecería ser culé y que pitase una final Barcelona - Unicaja un árbitro socio del Madrid? Tal caso (aún) no se ha dado en la ACB pero el caso de este juez deportivo centroamericano y la polémica que le rodea ha abierto el caliente melón del debate sobre la vida y aficiones de los árbitros, personas, aunque a veces no lo parezca, seres que comen, beben, tuitean y hasta pueden ser socios de tal o cual equipo.

 

Hay una corriente de opinión que aboga por prohibir que los árbitros sean socios de un club o que puedan mostrar en público su preferencia personal (profesional es otra cosa). Otros somos partidarios de que cada quien sea cada cual y que baje las escaleras como quiera, que diría Serrat, con tal de que trate de hacer su trabajo del mejor modo posible. Poco me importa si un árbitro es socio de este o aquel club con tal de que aplique el reglamento todo lo correctamente que pueda. La rapidez de decisión que pide un deporte tan eléctrico como el básket expone al alambre cada dos segundos. Si has pitado alguna vez, aunque sea a nivel escolar (mi caso, en la clásica situación de ayudante de entrenador con tarea multiusos), ya sabes de lo que hablo. Tú pitas, ellos protestan, unos y otros.

 

Por mucho instant replay que pongamos (¿no debería llamarse minute replay?), el fallo arbitral en el baloncesto es más común que en el fútbol aunque menos determinante, y si presumimos de superar al deporte rey en cuestiones como la espectacularidad, la comodidad del espectador o el fair play, propongo ir más allá: hablar menos de los árbitros y más de cómo ayudarles. Ayudarles a ellos y al juego. En abril de 2016 se cumplirán 20 años del tapón ilegal de Vrankovic a Montero (Panathinaikos 67 - Barcelona 66) y si la próxima vez que se dé una situación similar el juicio recayera en un ojo de halcón electrónico capaz de cantar que el balón toca tablero poco importaría si el árbitro principal que pita es del Barça, del Madrid o del Bauru brasileiro. Hasta que alcancemos esa y otras mejoras (¿faltas en ataque que frenan la magia de una contra con canasta hecha?)... no estaría de más que los árbitros trabajasen seguidos por un comité plural (árbitros, entrenadores, prensa...) que les valore para así actuar en consecuencia. Lo que sea con tal de proteger al Chacho, de mimar el juego y de quitarle la venda de los ojos a la diosa Justicia.

 

PD de último segundo: En junio de 2015 @benjavillegas_ y @SrZambrana lanzaron este vídeo musical cuyo tema homenajea a Sergio Rodríguez, alias Chacho.

 



Compartir noticia:  Facebook |  Twitter |  Menéame |  Digg |  Del.icio.us |  Technorati |  Yahoo! My Web   


Artículo publicado por Xabier Sanmartín Cuevas

0 comentarios
Danos tu opinión
Danos tu opinión
Nick:


Comentario:


Código de seguridad: 9840

Por favor, necesitamos que reescribas el código de seguridad para asegurarnos que no se trata de un robot:


 

Síguenos en nuestro Instagram