Inicio » Noticias de EUROPA
Final Four Kaunas 2023 : Crónica de la jornada final, por Marc Bret
Marc Bret  | 23.05.2023 - 00:54h.
Imprimir esta noticia |  0 comentarios |  [ Comentar la noticia ]

La jornada final de la Final Four se inaugura con el partido por el tercer puesto entre el Mónaco y el Barcelona. Un encuentro que Saras no dudó en calificar de absurdo, si bien Sasa Obradovic dejó claro que, dada la ocasión, saldrían con todo a ganar.

Por el momento, los cinco primeros minutos dejan un ritmo bastante desangelado, con poca intensidad y muchos errores por ambos lados (10-12 para los monegascos tras seis minutos de juego). En los últimos minutos del primer cuarto el Mónaco empieza a abrir brecha ante un Barça irreconocible en el que solo destaca Abrines (13-24). El segundo cuarto apenas cambia nada, y el resultado empieza a ser sonrojante para los azulgrana (28-44). Jan Vesely apenas se molesta en guardar las apariencias cuando le preguntan qué puede hacer mejor su equipo para recuperar la desventaja.


La segunda parte sigue por los mismos derroteros, y pese a algún que otro arreón de Abrines los de Saras caen por el mismo resultado que el viernes (66-78). Desde luego, la posición del técnico lituano en Barcelona queda en entredicho.


La gran final: Olympiakos-Real Madrid


Finalizado el trámite del tercer puesto, comienza el plato fuerte del día con el Real Madrid buscando su decimoprimer título y el Olympiacos el cuarto. El ambiente en las gradas es total e incontestablemente griego, con un pequeño reducto de aficionados blancos que intentan hacerse oír.



¿Se sacará Chus Mateo otro conejo de la chistera como el de Eli Ndiaye en el quinteto titular? Pues sí; una vez más el joven Ndiaye sale de titular formando pareja interior con Tavares, intratable en semifinales, junto a Williams-Goss, Hanga y Dzanan Musa como tripleta exterior. Esta vez Tavares tiene delante al gigante Moustapha Fall, y Ndiaye comienza demostrando que no ha salido solo a defender a Vezenkov, clavando un triplazo de inicio para acallar los ánimos griegos después del triple inicial de Canaan. En un alto nivel de acierto en ese inicio. Vezenkov empieza a hacer daño y Chus sienta al joven senegalés mientras Olympiacos abre una pequeña brecha (14-9). La intensidad griega hace mella en la producción ofensiva blanca, con Thomas Walkup y Isaiah Canaan persiguiendo sin descanso a sus pares. A final del primer cuarto se encienden las alarmas en el seno blanco cuando la ventaja alcanza los diez puntos (22-12), pero un 2+1 de Rudy y una canasta en el poste de Hezonja evitan males mayores (24-17). Los de Bartzokas están siendo superiores desde un gran trabajo en defensa y un buen acierto exterior, atacando con criterio la zona blanca.


Sin embargo, el Madrid empieza el segundo cuarto muy enchufado, y con unos minutos de desbocado acierto exterior, unidos a que la zona empieza a hacer mella, le dan la vuelta al encuentro (29-31). Al igual que le ocurrió al Barcelona en semifinales, la presencia de Tavares en la zona dificulta enormemente el trabajo, y para mediados del segundo cuarto los de El Pireo han lanzado casi 20 triples frente a apenas siete tiros de dos. En los minutos finales de la primera parte ambos equipos intercambian canastas con un nivel de acierto muy elevado para terminar en empate a 45. Preciosa primera parte, sin duda los mejores minutos de baloncesto que hemos visto hasta ahora en esta Final Four.



En la segunda baja el ritmo de acierto. Vuelve la defensa presionante del Olympiacos y los de Chus Mateo van a remolque. El acierto de Vezenkov y Canaan, incansable en ambos lados de la pista, amenaza una vez más con abrir brecha (56-49), pero el Madrid se agarra de nuevo y consigue empatar el encuentro a 59. Un arreón final da cuatro puntos de ventaja a los griegos cuando llegamos al último cuarto (63-59). La sensación global es que Olympiacos está siendo mejor equipo y mostrando mejor baloncesto, pero no termina de despegar en el marcador. El Madrid está defendiendo casi exclusivamente en zona, y no se puede decir que la apuesta de Mateo esté funcionando demasiado mal.


Los últimos diez minutos continúan la misma tónica de la segunda parte, con los de Bartzokas mandando pero sin escaparse definitivamente. Vezenkov se está quitando definitivamente la espina de su anterior Final Four, anotando un triplazo desde su casa que da a los suyos siete puntos de ventaja (68-61) y son ya 28 puntos en su casillero. Los blancos sufren para anotar, pero en ese momento aparece la figura de Causeur. El francés, inédito en semifinales, enchufa dos triples que mantienen a su equipo a flote cuando entramos en los últimos minutos. Nervios en ambos equipos, todos los ataques del Madrid pasan por el Chacho, el mejor de los suyos. Una canasta desde media distancia de Canaan (20 puntos) parece dar a su equipo una ventaja decisiva (78-72), pero el Chacho no da su brazo a torcer. Dos canastas suyas, incluyendo un triplazo a 45 segundos del final, reducen la ventaja griega a su mínima expresión (78-77). Los de Bartzokas solo encuentran tiros lejanos para Walkup y McKissic, ambos lejos de su rango, y el Madrid tendrá posesión con doce segundos para ganar el encuentro. Mientras todos esperábamos que el balón fuera al Chacho, es Llull el que toma la responsabilidad. El menorquín se queda con Fall y consigue generarse espacio para lanzar un tiro con arco muy alto que besa la red y da medio titulo a su equipo. Con tres segundos en el crono, los de El Pireo solo consiguen un lanzamiento forzado de Sloukas que rebota en el aro. El Madrid es de nuevo campeón de Europa.



Tras quedarse a un solo punto la temporada pasada ante el Efes, esta vez los blancos ganan por la mínima y consiguen aumentar la distancia en títulos respecto a su más inmediato perseguidor, el CSKA de Moscú (ocho trofeos de Copa de Europa).


Hay que resaltar la valentía de Llull, que hasta ese momento no había anotado, lanzando apenas dos veces a canasta sin acierto, pero que no ha dudado en asumir la posesión decisiva. Y sin olvidarnos del Chacho, que ha tomado los mandos de la situación cuando peor pintaba la cosa siendo el mejor de los suyos (15 puntos y 23 de valoración).



Sin embargo, es Tavares el que se lleva un merecido MVP. Su actuación en la final (13 puntos y 10 rebotes) no ha sido tan brillante como ante el Barcelona, pero su presencia ha sido el ancla defensiva del equipo, negando las cercanías del aro (Fall se ha quedado en cero puntos) y forzando a los rivales a depender de un acierto exterior que se ha esfumado cuando mas calentaba el sol.


Chus Mateo, tras estar cuestionado toda la temporada y al borde del abismo ante el Partizan, consigue el máximo entorchado en su primera temporada completa como entrenador blanco. Su dirección y decisiones tácticas han sido clave, y esta victoria es tan suya como el que más.



Por parte griega, la decepción es total. Tras haber liderado el marcador toda la segunda parte, se han atascado en los últimos minutos cuando tenían la victoria a su alcance. Han acusado la falta de aportación ofensiva de algunos de sus mejores jugadores (Sloukas no ha estado muy afortunado), y el Madrid ha aprovechado la incapacidad para anotar desde el exterior de hombres como Walkup y McKissic para darle la vuelta al marcador. Aun así, el trabajo de Bartzokas con el equipo es innegablemente bueno, y esperamos verlos de nuevo en esta fase.


Así termina una de las temporadas de Euroliga mas apasionantes que se recuerdan. Nos vemos en 2024 en Berlín.






Compartir en Facebook la noticia    Twittear la noticia


Noticia publicada por Marc Bret

0 comentarios
Danos tu opinión
Danos tu opinión
Nick:


Comentario:


Código de seguridad: 8397

Por favor, necesitamos que reescribas el código de seguridad para asegurarnos que no se trata de un robot: