Miércoles, 5 de agosto de 2020
La Opinión


26.09.10 | Juan Carlos Sánchez (3143 lecturas) [ Comenta el artículo ]
0 comentarios
Análisis del Unicaja 2010/2011


Arranca una nueva temporada para Unicaja marcada por cierta incertidumbre por parte del aficionado, que no parece en su mayoría haber encontrado un elevado nivel de ilusión ante el ejercicio que se avecina, en el que se estrenará un Palacio Martín Carpena remodelado, con más aforo y nuevos adelantos tecnológicos, además de reparar los tradicionales problemas con las goteras que han llegado a retrasar el comienzo de algún que otro partido.


A continuación, vamos a analizar con cierta profundidad la situación del equipo, separada por diferentes puntos que hagan más fácil y ordenada su lectura.


- LA PLANTILLA


La gran apuesta de Unicaja viene en el puesto de base, por distintos motivos. Por un lado, se encuentra el fichaje de Terrel McIntyre, pequeño base de 33 años designado durante dos temporadas consecutivas (2007/2008 y 2008/2009) como mejor base de la Euroliga. El veterano base será el encargado de ser el jugador referencia de este equipo, además del director del juego y de un jugador importante en la anotación desde el exterior. El jugador, por el que se interesaron algunos grandes del baloncesto europeo, es la principal apuesta de este nuevo proyecto, y ha firmado por dos temporadas con un sueldo muy importante. No se duda de su calidad, pero sí de si será capaz mantener el nivel que se le va a exigir estas dos temporadas. Su corta estatura hará que muchos rivales busquen llevarle en defensa a posiciones cercanas al aro para aprovechar su ventaja física sobre él.





La llegada de McIntyre también supone realizar una apuesta valiente (o quien sabe si arriesgada) en el puesto de base, con la incorporación del “Panchi” Barrera. El uruguayo es un base que destacó en categorías inferiores del Joventut en la generación de Rudy Fernández. Aíto debe conocerle bien pero lo cierto es que, desde entonces, su trayectoria ha pasado totalmente desapercibida, pese a su mejora al volver a Uruguay. No se pone en duda su talento, ese mismo que años atrás hizo que se esperara muchísimo de él. Pero lo cierto es que se trata de una apuesta arriesgadísima que el propio Aíto asume, para bien o para mal. Esperemos que para bien.





Su llegada permite a Rafa Freire, ya con pasaporte español y ocupando plaza de seleccionable, tener la posibilidad de progresar sin perder de vista su formación. La temporada pasada ya se le vió un jugador con muchísimo potencial pero con la necesidad de disputar muchos minutos para mejorar su conocimiento del juego. Esa labor la puede desarrollar en el Clínicas sin renunciar en ningún momento a poder demostrar ser merecedor ya de minutos en el primer equipo.





En cualquier caso, Unicaja asume un riesgo importante en una posición muy delicada ante cualquier contingencia que pudiera ocurrirle a McIntyre.


La línea exterior experimenta un cambio importante al prescindir de dos jugadores (Welsch y Dean, o sus sucesores) para incorporar tan sólo a un jugador: Uros Tripkovic. El serbio es un magnífico tirador pero a la vez marcado por la irregularidad propia de los tiradores, que debería ampliar sus recursos ofensivos para no ser un jugador “de rachas”.





Este hecho supone un impulso y una apuesta muy importante por Saúl Blanco. Si en determinados momentos de la temporada pasada se apreciaba muchísimo la dificultad para repartir minutos y conseguir que los jugadores se adaptaran a ello en aquellos momentos de la temporada en los que la línea exterior carecía de bajas o lesiones.


Curiosamente, la situación puede ser la contraria. Teniendo presente que Jiménez es usado tanto en la posición de tres como en la de cuatro, la línea exterior puede quedar algo mermada en el aspecto ofensivo si Saúl Blanco y Tripkovic no dan un paso adelante decisivo. De nuevo una apuesta no exenta de riesgo pues, por mucho que el propio McIntyre pueda aportar puntos desde el exterior, jugadores como Saúl o Tripkovic tienen una responsabilidad muy importante en esta faceta. El Club se reafirma en la apuesta por Saúl Blanco, del que se espera que su segunda temporada de un paso adelante en su aportación.





Y si se ha arriesgado con algunas apuestas, en otros casos se ha optado por la estabilidad. Berni Rodríguez ha protagonizado un verano sorprendente, tras renunciar el club a su opción de renovación unilateral para negociar a la baja con el jugador. Al final, parece que ha operado el sentido común por ambas partes, y Berni Rodríguez muy posiblemente terminará su carrera deportiva en Unicaja. Tras su renovación, ha podido tener un verano tranquilo también en lo físico (el año pasado tuvo que pasar por el quirófano), lo que parece que puede beneficiarle de cara a la próxima temporada.





A sus 34 años, sigue una temporada más Carlos Jiménez. No dudo en calificarlo como el jugador más importante de este equipo, y de los más importantes de cualquier equipo en el que esté. Nunca se apreciará lo suficiente a un jugador que no tendrá el talento ofensivo, el físico o la espectacularidad de otros jugadores, pero que aporta una cantidad de cosas positivas al equipo que pocos jugadores son capaces de ofrecer. Es una lástima que esta rara especie de jugadores en claro peligro de extinción no tenga a veces el reconocimiento que merece. No creo que sea el caso de la afición de Unicaja, que valora muchísimo lo que Jiménez aporta en cada partido. Además, sus constantes muestras de compromiso en los momentos más complicados le hacen un ejemplo a seguir para los más jóvenes. Con la salida de Welsch, este año queda como único alero alto del equipo, salvo que Aíto decida servirse también ocasionalmente de Printezis para ese puesto. Su polivalencia entre las posiciones de tres y de cuatro le hacen capaz de aportar en dos posiciones, aunque cierto es que Aíto el año pasado le uso muchos minutos como cuatro (en detrimento de Guille Rubio), ofreciendo un magnífico rendimiento. Este año por la estructura de la plantilla parece que jugará más minutos como tres, aprovechando su mayor altura y envergadura frente a otros rivales, a cambio de emplear toda su sabiduría defensiva para no verse superado en velocidad por exteriores más rápidos que él.





El puesto de cuatro ha dado bastante de que hablar este verano para, al final, seguir manteniendo la misma composición que la temporada pasada. Sigue el griego Giorgios Printezis. La pasada temporada no cumplió con las expectativas que había depositadas en él y que justificaron una inversión enorme, tanto en lo económico como en la propia duración de su contrato. Se espera, no obstante, que este año de un salto de calidad y sobre todo que sea un jugador mucho más regular en su aportación. Unicaja debe ser consciente, además, de los problemas defensivos que Printezis tuvo la pasada temporada ante rivales más altos y pesados, y con un juego más consistente en la pintura. Y es que se trata de un alero alto capaz de jugar tanto en la posición de tres como en la de cuatro, aunque parece que Aíto le prefiere de cuatro. Este año, la presencia de un único alero alto, Jiménez, puede hacer que en determinadas ocasiones el griego acabe jugando de tres, posición que no le es ni mucho menos extraña.





Lo que queda claro en todo caso es que el nivel que pueda ofrecer Unicaja esta temporada va a depender en cierta medida de que jugadores como Printezis hagan una buena temporada.


Continúa Guille Rubio, que el año pasado tuvo una presencia casi testimonial, aunque dejó un buen sabor de boca al final en las eliminatorias contra el Power Electronics Valencia. El jugador es consciente de que el año pasado no tuvo una buena actuación, y parece decidido este año a cambiar su suerte. Este verano ha trabajado mucho para ponerse a punto. Resulta necesario que el jugador entre en la rotación del equipo y que los minutos que de en pista sean de la máxima intensidad.





Se incorpora a la posición de cuatro una de las apuestas principales del club para esta y las siguientes temporadas: Augusto Lima. El brasileño es un ala-pívot muy joven (19 años) que el año pasado demostró tener el desarrollo físico y el conocimiento del juego en ambas canastas suficiente para poder disputar minutos sin que el equipo se resintiera. Es evidente que le falta aún mucho recorrido, pero el club confía en que esta temporada va a despuntar y se va a ganar muchos minutos de juego. Para eso se le ha buscado un sitio en la plantilla.





La sorpresa más agradable de la temporada pasada fue la de Joel Freeland. El joven pívot británico fue la apuesta de futuro de Unicaja para la pintura, que venía de dar un salto de calidad muy importante en Gran Canaria, pero con escasa experiencia tanto en la ACB como compitiendo en este deporte. Pronto quedó claro que era un jugador que tenía un desarrollo físico y técnico y de talento muy importante, pero al que se le notan muchas carencias defensivas, sobre todo a principios de temporada, en la que el jugador no terminaba de adaptarse a la peculiar exigencia defensiva que Aíto pide a sus pívots (y que otros como Archibald dominan con claridad). Esperamos que esta temporada siga su progresión, pues es un jugador que tiene un techo todavía mucho más elevado. ¿Pívot o Ala-Pívot? Es lógico traer a colación este debate. Siendo un jugador con características intermedias entre ambas posiciones, creo que tanto desde el punto de vista físico como en el aspecto ofensivo puede ocupar ambas posiciones, aunque es la defensa la que decanta la balanza hacia el puesto de pívot, donde se siente algo más cómodo en defensa.





Comparte con él la pintura Robert Archibald. Durante el verano no se ocultó en ningún momento que el club estuvo estudiando el mercado de pívots. Sin embargo, se tenía una idea clara que yo comparto: sólo se ficharía a otro pívot si mejoraba de forma clara e indubitada el rendimiento que Archibald podría dar. Archibald es un pívot que ofrece un rendimiento mucho mayor para el colectivo de lo que a priori pueda parecer. Anota, saca faltas, da consistencia en la pintura, pelea, es experto, defiende intenso y conoce como nadie lo que pide el entrenador. Sólo sus problemas físicos (mucho mayores en la pasada temporada que en la anterior) pueden poner en duda su continuidad. Sólo hay que desear que goce de salud durante la temporada y, sobre todo, en los momentos decisivos.





- EL ENTRENADOR


Es la última temporada de contrato de Aíto García Reneses, y la situación es muy delicada. Desde su llegada a Málaga, su situación en el club ha ido de más a menos, y el año pasado se rumoreó con una posible salida anticipada.


Al respecto del entrenador quisiera decir un par de cosas. Por un lado, no se puede dudar que desde su llegada a Málaga tiene a cierto sector de la afición en contra. Quizá no haya que extrañarse. El club cuando apostó por él lo hizo por el enemigo histórico número uno de Unicaja (por razones que no vienen al caso ahora), pero no debemos olvidar que su éxito actual lo será también de Unicaja.





Por otro lado, considero que el prestigio profesional de Aíto está fuera de toda duda, pero también pienso que aquí en Málaga por circunstancias no hemos visto al mejor Aíto en todo su esplendor. Ojalá lo veamos esta temporada. Sería muy buena señal.


- PUNTOS FUERTES Y DÉBILES


Hablamos de una plantilla muy larga y polivamente, por cuanto que Freire y Barrera pueden jugar de dos, Saúl, Tripkovic y Berni de tres, Jiménez y Printezis tanto de tres como de cuatro y Freeland tanto de cuatro como de cinco. A salvo la referencia que representa McIntyre, es una plantilla que puede autogestionarse ante cualquier contingencia sin variar demasiado su estructura, lo cual es una buena noticia para el desarrollo de la temporada. Además, un punto fuerte de esta plantilla a diferencia de otras es que repiten la misma base y el mismo entrenador, quizá mejorada con la presencia de McIntyre, aunque sin la referencia que supusieron primero Dixon y luego Neal para el juego exterior. Si a eso se une un paso al frente de algunos jugadores con proyección, el potencial de la plantilla puede subir de forma considerable.


Además, la plantilla se mantiene idéntica en su composición en buena parte de sus miembros y el entrenador, lo que facilicita la adaptación. A salvo Printezis, la temporada empezará con más de mes y medio de entrenamientos de toda la plantilla al completo. Espero que sirva para que el equipo empiece con buen pie la temporada.


Por contra, considero que existe un déficit muy importante de presencia en la pintura. Una eventual ausencia de Archibald hace que la plantilla carezca de pívots puros, con kilos o centímetros suficientes para poder dar una buena respuesta por dentro. Este problema ya lo tuvo Unicaja el año pasado, y pensé que este año se iba a solucionar, quizá con Paulao como quinto pívot y Freeland como pívot polivalente entre ambas posiciones. No ha sido así, y el problema permanece. Considero que la presencia en el Clínicas de Sinanovic puede atender necesidades puntuales durante la temporada, pero cuando lleguen los Play Offs habrá que tomar una decisión, para que no ocurra una situación como la del año pasado.





Otro puesto que me preocupa es el de base suplente. McIntyre da un salto de calidad indudable, pero queda muy sólo en esa posición. Ni Freire ni Barrera parten con la experiencia que un Club como Unicaja requiere. De momento, ambos pelean por ganarse los minutos que deja el americano, y se solventa bien. ¿Qué ocurrirá si McIntyre no puede jugar en algún momento de la temporada? Uno de ellos cuanto menos se verá obligado a dar un paso al frente y asumir la dirección de un equipo de la zona alta de la ACB y de la Euroliga, lo que parece ser a día de hoy atribuirles una responsabilidad quizá demasiado importante.


Me preocupa igualmente la figura del anotador exterior. McIntyre aportará puntos, sin duda, pero no es su responsabilidad principal. Y es que Unicaja, a diferencia de la inmensa mayoría de equipos, carece de un anotador exterior de referencia. Cuenta con la presencia de un jugador completo como Saúl y de un tirador como Tripkovic, pero carece de ese anotador estable que promedie en todos los partidos un número de puntos importante explotando distintas alternativas. Unicaja no tiene ese tipo de jugador, y creo que en determinados momentos de la temporada puede echarse en falta esa figura.


Por último, preocupa el rebote. La habitualidad con la que el sistema defensivo del entrenador emplea a los pívots lejos del aro les hace perder la posición y crea problemas en el rebote. Eso, unido a que más allá de Jiménez no existen en la plantilla grandes reboteadores hace que se les deba pedir a todos los jugadores un punto extra de concentración para no dejar reiteradas segundas opciones de ataque al rival. Unicaja tiene una plantilla capaz de dejar al rival en pocos puntos, pero para ello no puede ceder segundas opciones.


- ESTRUCTURA DE CLUB


Ha sido un verano importante para Unicaja, con muchos cambios, que habrá que digerir y valorar a lo largo de la temporada, pero que muestran un cambio en la estructura del club a todos los niveles. La salida de Juanma Rodríguez y su sustitución por Manolo Rubia supone un cambio importante después de tanto años de servicio al club, pero el más relevante es la amortización del puesto de Berdi Pérez. Ello supone suprimir una estructura por la que se apostó hace tres años. Entiendo que el puesto de Berdi (con independencia de tema económico) nunca estuvo bien definido, no tuvo un espacio de actividad y decisión determinado, o al menos no se expuso al aficionado con claridad, y ni siquiera los propios protagonistas fueron capaces de aclararlo cuando se les preguntó por ello. Sus funciones vuelven a la directiva, que nombra un asesor técnico en la persona de Paco Alonso. Vuelta a la estructura tradicional y a gente “del club” es la mejor definición de esta nueva etapa de Unicaja.





- EL PROYECTO


Las nuevas decisiones que se están tomando, marcadas por un cierto control y austeridad, crean ciertas dudas y desánimo en la afición malagueña, que tiene los éxitos deportivos aún demasiado recientes para aceptar otro objetivo que no sea el de volver a levantar algún trofeo.


Este año, se ha alternado una apuesta económicamente muy seria por McIntyre en contraste con fichajes de perfil bajo y renovaciones a la baja de jugadores como Berni o Archibald. El resto permanece inalterado.


Es curioso porque a día de hoy casi todos los aficionados advierten de una reducción presupuestaria considerable. Sin embargo, se debe tener presente que el año pasado se invirtió muy fuerte en fichajes para varias temporadas que implicaron apuestas económicas muy costosas. Hablo de Saúl Blanco, de Printezis o de Freeland. Fue ahí donde el club invirtió de cara al futuro, lo que justifica que esta temporada no haya sido posible realizar grandes desembolsos más allá de McIntyre.


La sensación de quedar descolgados respecto de Madrid, Barça e incluso el Caja Laboral preocupa mucho al aficionado. Pero quizá la cuestión no esté en una reducción de la apuesta económica, sino en el empuje económico de los grandes en estos últimos años. No se discute que el club no es ajeno a la crisis económica, pero es de agradecer que desde hace mucho tiempo haya seguido una línea continua y estable, sin grandes variaciones ni al alza ni a la baja. Garbajosa llegó por Bullock, Brown con el dinero dejado por Fran y Langdon, Welsch por Herrmann, Haislip por Brown, etc.


El Unicaja tiene asumido que su estrategia a día de hoy no puede construirse a corto plazo. Es por eso que se apuesta por permitir el crecimiento de jugadores como Freire o Lima en la primera plantilla en lugar de cederlos. De fichar jugadores para atender necesidades futuras (Peric), apostar a medio y largo plazo, y dar recorrido a los jugadores en lugar de construir estructuras más caras destinadas a perseguir el éxito inmediato.


- CAMBIO DE MENTALIDAD


No creo que sea adecuado calificar esta temporada como de transición, pese a que sea la última temporada de contrato de Aíto y de los jugadores que se identifican como apuestas suyas, además de que el equipo tampoco invita a un optimismo desmedido.


Entiendo la sensación del aficionado de Unicaja, sobre todo si se compara con otras plantillas, pero creo que el principal aval de Unicaja esta temporada es la estabilidad del equipo, pocos cambios, la llegada de McIntyre, y la esperanza de ver cómo varios jugadores puedan crecer y dar un paso adelante. Es una plantilla con proyección, y el rendimiento de Unicaja esta temporada, para bien o para mal, va a depender de que todos esos jugadores (Barrera, Freire, Saúl, Tripkovic, Printezis, Lima, etc.) sean capaces de dar un paso adelante en su rendimiento y empujar al equipo hacia arriba. Ejemplos como el de San Emeterio muestran que la temporada da sorpresas no previstas a priori.


Lo que es evidente es que el aficionado debe ser consciente de eso, del corte con el que está confeccionada la plantilla.


- HRVOJE PERIC


Su fichaje ha despertado muchísima polémica. Un jugador totalmente desconocido por la afición de Unicaja, con ya 25 años que, pese a no ser demasiado costoso, supone pagar traspaso para mantenerle cedido una temporada más en una decisión (la de su cesión) que parece que no compartía el entrenador.





Alejandro González, gran scouting que le lleva siguiendo varios años nos informa que se trata de un jugador de progresión lenta pero con un gran potencial y mucho talento. Es un jugador inteligente, capaz de hacer muchas cosas, con conocimiento tactico, que se mueve muy bien sin la bola, se coloca bien, tiene timing e instintos y aprovecha los errores del rival. Su versatilidad, capaz de anotar desde dentro (incluso posteando) o salir fuera a tirar (cada vez mejor, sin ser nada espectacular). Puede jugar de 3 o 4 abierto. Es muy buen reboteador y en las ultimas dos temporadas ha cosechado mas de un doble-doble. Llega bien a la contra encontrando carriles abiertos, interpreta el juego y aporta los famosos intangibles.


Esta temporada jugará cedido en la Benetton de Treviso, sin duda un conjunto en el que podrá mostrar su nivel de cara a su recuperación la próxima temporada.


- EL FUTURO Y LOS CUPOS


Si el club parece comedido en el gasto, construyendo una base sobre la que hacer descansar un proyecto deportivo de futuro, esa situación parece variar con el tema de los cupos. Sólo Saúl y Berni (y en cierta medida Freire) parecen ser cupos de cierta duración, por cuanto se desconoce el nivel que ofrecerá Guille Rubio, y la carrera de Jiménez parece llegar a un fin próximo. La estructura está construida y el Club puede necesitar un Cupo el próximo verano en posiciones algo complicadas, de ahí la apuesta de este verano por intentar contratar a Rafa Martínez, o el rumor sobre el interés por la vuelta de Cabezas.


Es muy complicado construir una estructura sólida sin tener en cuenta este factor, y el verano próximo pueden existir problemas en este sentido. Parece que se empiezan a estudiar distintas opciones, y entre ellas la del propio Sinanovic.





- CONCLUSIONES


La previsión que se pueda hacer a priori de una temporada es muy complicada, y depende de muchos factores. En el caso de Unicaja, se ve multiplicado por el hecho de que muchos de sus jugadores no tienen un nivel definido, se encuentran en plena fase de desarrollo (bien por edad, por desarrollo algo tardío o por experiencia en la Liga) y el nivel que ofrezca Unicaja dependerá muchísimo de que esos jugadores progresen y hagan una buena temporada. Por tanto, el aspecto negativo de este equipo puede estar en la irregularidad y falta de solidez en el rendimiento de muchos de sus miembros, y el aspecto positivo en el margen de mejora, y en la continuidad de la base de la temporada anterior, con la posibilidad de construir una buena base de futuro.





FOTOS: UNICAJA B. FOTOPRESS



OTRAS OPINIONES DE Juan Carlos Sánchez
 El cuaderno de la Copa (21.02.20)
 El día que aprendimos a soñar (16.02.20)
 Días grandes de baloncesto en Málaga (12.02.20)
 Unicaja: Pasan los años y no me arrepiento… (09.04.17)
 Análisis del Unicaja 2016/17 (27.09.16)
 USA-España: Dime por qué en el cine ganan los buenos y en la vida real los malos (20.08.16)
 Análisis del Unicaja 2015-16: La ilusión está de vuelta (09.10.15)
 Copa del Rey: Análisis del Unicaja (02.02.14)
 Análisis del Unicaja 2013-14 (13.10.13)
 Análisis del Unicaja 2011-12 (08.10.11)
 Unicaja, borrón y cuenta nueva (19.01.11)
 Análisis del Unicaja 2010/2011 (26.09.10)
 El Unicaja 2009, jugador por jugador (28.12.09)
 ¿Qué le ocurre a Unicaja? (17.11.09)
 Análisis del Unicaja 2009-10 (05.10.09)
 La Selección: Pasión ficticia por el baloncesto (05.09.09)
 Reflexiones sobre el último artículo de Aíto García Reneses (27.08.09)
 Unicaja: reflexiones de un proyecto de presente y futuro (17.03.09)
 A vueltas con Daniel Santiago (12.09.08)
 Aíto: ese enemigo íntimo (02.09.08)
 España - USA: Reflexiones sobre una plata con sabor a oro (24.08.08)
 España - USA: Análisis táctico y conceptos del juego (22.08.08)
 Análisis del Unicaja 2008/09 (05.08.08)
 Unicaja Málaga: Balance de la temporada (29.05.08)


LAS 10 OPINIONES MÁS LEÍDAS
 Munich 1972: Tres segundos que marcaron la historia (I) (Marc Bret)
 Los mejores americanos de la historia de la ACB (pivots) (T.C. Mo Sweat )
 600.000 dólares a la basura (Juanjo De Miguel)
 Baloncesto y saber (Gonzalo Vázquez)
 Ante Tomic, el blando (T.C. Mo Sweat )
 Las Historias de Sunara: Arijan Komazec (Iván Fernández)
 El mito del machismo en el baloncesto femenino (Juan Manuel Muñoz)
 Munich 1972: Tres segundos que marcaron la historia (y II) (Marc Bret)
 El día que aprendimos a soñar (Juan Carlos Sánchez)
 La abducción de Walter Herrmann (Santiago Salas)
0 comentarios
Danos tu opinión
Danos tu opinión
Nick:


Comentario:


Código de seguridad: 7464

Por favor, necesitamos que reescribas el código de seguridad para asegurarnos que no se trata de un robot:


Patrocinadores: Federación Española de Baloncesto           Marina Esports           Basket Málaga

© BasketMe, 2006-2011   RSS   |   Live scores   |   Aviso legal   |   Contacto   |   Colabora con nosotros   |   Créditos