Lunes, 30 de noviembre de 2020
La Opinión


20.08.16 | Juan Carlos Sánchez (2689 lecturas) [ Comenta el artículo ]
0 comentarios
USA-España: Dime por qué en el cine ganan los buenos y en la vida real los malos


Tomo prestada esta frase del genio Andrés Montes, añorando sus narraciones y recordando lo mucho que se divertía contando las hazañas de esta selección.

 

 

Parece que no pasa el tiempo, pero son ya cuatro años desde aquella final de Londres (100-107) y ocho desde la de Pekín (107-118), ambas contra el mismo rival con el que nos hemos enfrentado hoy. Hay que esperar mucho tiempo para volver a vivir estos enfrentamientos tan -a priori- desiguales entre el extraordinario talento, tanto físico como técnico, que presenta la selección de EE.UU., y el gen ganador de nuestra más gloriosa generación de jugadores, que poco a poco ha ido encajando el irremediable paso del tiempo con la frescura de los nuevos jugadores que se han ido incorporando; legatarios de un estilo que ha dado una nueva dimensión a nuestro deporte colectivo.

 

Hoy todo era distinto. Ante las “alegrías” ofensivas de anteriores enfrentamientos, la batalla se libraba desde la intensidad y la máxima concentración defensiva durante los cuarenta minutos. Sólo un tanteo bajo por parte de EE.UU. nos daría alguna opción. Y así ha sido, dejando al rival en 82 puntos, demostrando que este equipo tiene una base defensiva extraordinaria, que es la que marca la diferencia frente a rivales con un potencial similar al nuestro. Para comprender el valor de este dato, basta recordar que EEUU venía de promediar más de 100 puntos por partido y que su anotación más baja fue de 94 puntos contra Serbia, pero todavía en la primera fase. En el lado opuesto, si en otras ocasiones el combinado norteamericano hacía descansar todo su juego sobre el enorme talento ofensivo de sus estrellas, esta es una selección más disciplinada y poderosa en defensa y en el rebote.

 

 

Cuando te quedas en el marcador a sólo 6 puntos (76-82), y pese a venir de una diferencia mayor que ha hecho que no hubiese opciones reales en las postrimerías del encuentro, es normal revisarlo tratando de buscar cualquier error o decisión polémica (aprovecho para decir que me resulta incomprensible el protagonismo que han decidido atribuirse los árbitros con siete técnicas en una primera parte llamativamente limpia) para dar con la tecla que llevaba a la épica. Algún lanzamiento precipitado, u otros en los que quizá falto decisión, no haber concedido tantas segundas oportunidades tras rebote en ataque (hasta 20 capturas), algún triple demasiado cómodo, que Klay Thompson no se acordara precisamente hoy de que es uno de los mejores tiradores del mundo, o, simplemente, la duda que deja saber qué habría pasado de haber podido contar con Marc Gasol.

 

Cuesta mucho hacer reflexiones más profundas cuando la mítica y el deseo han claudicado frente a la severa realidad que conlleva la derrota, pero no quisiera que ello empañase lo más mínimo la trayectoria de una selección que, una vez más, ha vuelto a estar a la altura de las circunstancias, que tiene un gen competitivo sin parangón en el deporte colectivo y que nos ha regalado un grupo de jóvenes que ha dado una nueva dimensión a palabras como compromiso, fraternidad o autoexigencia; que nos deja vivencias, éxitos y recuerdos inolvidables que trascienden lo efímero de un trofeo o una medalla.

 

Ante esto sólo queda aplaudir y agradecer todo lo vivido, todo lo disfrutado, todo lo aprendido.

 

Mención especial una vez más para Pau Gasol, alma mater de esta selección, capaz de hacer creer a todos que se puede y que -renqueante- ha vuelto a ofrecer una actuación soberbia tanto en ataque como en defensa, y también para su otro “hermano”, Juan Carlos Navarro, que, lejos ya de su mejor nivel físico y ante rivales superlativos en esta faceta, ha vuelto a demostrar que en talento y decisión no le gana nadie.

 

Nos reímos solos, nos reímos con ganas, no nos da la gana, de ponernos serios” (“Paseo” de Estopa, cantado por los jugadores tras ganar a Francia).

 

 





OTRAS OPINIONES DE Juan Carlos Sánchez
 El cuaderno de la Copa (21.02.20)
 El día que aprendimos a soñar (16.02.20)
 Días grandes de baloncesto en Málaga (12.02.20)
 Unicaja: Pasan los años y no me arrepiento… (09.04.17)
 Análisis del Unicaja 2016/17 (27.09.16)
 USA-España: Dime por qué en el cine ganan los buenos y en la vida real los malos (20.08.16)
 Análisis del Unicaja 2015-16: La ilusión está de vuelta (09.10.15)
 Copa del Rey: Análisis del Unicaja (02.02.14)
 Análisis del Unicaja 2013-14 (13.10.13)
 Análisis del Unicaja 2011-12 (08.10.11)
 Unicaja, borrón y cuenta nueva (19.01.11)
 Análisis del Unicaja 2010/2011 (26.09.10)
 El Unicaja 2009, jugador por jugador (28.12.09)
 ¿Qué le ocurre a Unicaja? (17.11.09)
 Análisis del Unicaja 2009-10 (05.10.09)
 La Selección: Pasión ficticia por el baloncesto (05.09.09)
 Reflexiones sobre el último artículo de Aíto García Reneses (27.08.09)
 Unicaja: reflexiones de un proyecto de presente y futuro (17.03.09)
 A vueltas con Daniel Santiago (12.09.08)
 Aíto: ese enemigo íntimo (02.09.08)
 España - USA: Reflexiones sobre una plata con sabor a oro (24.08.08)
 España - USA: Análisis táctico y conceptos del juego (22.08.08)
 Análisis del Unicaja 2008/09 (05.08.08)
 Unicaja Málaga: Balance de la temporada (29.05.08)


LAS 10 OPINIONES MÁS LEÍDAS
 Munich 1972: Tres segundos que marcaron la historia (I) (Marc Bret)
 Los mejores americanos de la historia de la ACB (pivots) (T.C. Mo Sweat )
 El día que aprendimos a soñar (Juan Carlos Sánchez)
 El cuaderno de la Copa (Juan Carlos Sánchez)
 Las Historias de Sunara: Sarunas Jasikevicius (Iván Fernández)
 Las Historias de Sunara: Predrag Danilovic (Iván Fernández)
 Las Historias de Sunara: Hvala Ante! (Iván Fernández)
 Baloncesto y saber (Gonzalo Vázquez)
 600.000 dólares a la basura (Juanjo De Miguel)
 Dream Team 1992: Nunca habrá otro equipo igual (José Antonio Sánchez)
0 comentarios
Danos tu opinión
Danos tu opinión
Nick:


Comentario:


Código de seguridad: 9349

Por favor, necesitamos que reescribas el código de seguridad para asegurarnos que no se trata de un robot:


Patrocinadores: Federación Española de Baloncesto           Marina Esports           Basket Málaga

© BasketMe, 2006-2011   RSS   |   Live scores   |   Aviso legal   |   Contacto   |   Colabora con nosotros   |   Créditos