Martes, 25 de junio de 2024
La Opinión


30.10.08 | Santiago Salas (2941 lecturas) [ Comenta el artículo ]
0 comentarios
El cénit de Felipe Reyes


Hablar de Felipe Reyes es hablar de un clásico, de un jugador que parece llevar en la liga tantos años que uno no se ha dado cuenta de su llegada, de su evolución, de la superación de sus defectos y de la moderación de su carácter. Echas cuentas... y compruebas atónito que sólo tiene 28 años. ¿28? Sí, 28. Impresionante.


La presencia de su hermano Alfonso en el contexto internacional (pasó un año por el Racing de París antes de volver a España) obligó al bueno de Felipe a entrar casi inadvertido en el panorama baloncestístico. "Ah, sí, ése es el hermano de Alfonso Reyes, ¿no? Dicen que es bueno...". Y tanto que es bueno. Se dio a conocer al gran público tras la consecución del Mundial Junior de Lisboa en 1999, en una selección nacional en la que brillaban también los nombres de Juan Carlos Navarro, Pau Gasol o Raúl López, es decir, el núcleo fundacional de la actual selección senior.


Lejos del estereotipo de jugador saltarín y atlético de otros dominadores de esa posición en la cancha, Felipe nunca tuvo un físico prodigioso. En realidad nunca lo necesitó. De hecho creo que si Felipe se hubiera preocupado más de lo que lo ha hecho - no digo que no se haya preocupado en absoluto por sus cualidades físicas, porque también son importantes - por mejorar su salto y su timing para el tapón, nunca habría llegado a ser lo grande que es ahora. Felipe vive en el inframundo de la pintura, aquel lugar maldito para los alapívots modernos, que basan su juego en el tiro exterior y en contadas penetraciones. Y hace de esa vivencia su principal virtud. Habitar en la pintura le dotó de una sensibilidad especial para el rebote, una ciencia en sí misma, que transformó en forma de vida. El menor de los Reyes aprendió las dosis de conocimiento del primogénito de la familia y le añadió unos centímetros de altura más - pocos más - y unos brazos más largos. Ya sabemos lo que pasó después.


Al principio se le tachó de rebelde, de difuso, de empecinado en protestar a los árbitros las decisiones que no le eran favorables. Y es cierto. Valorar la labor de un árbitro es saber apreciar los aciertos y restar importancia a sus fallos, aunque vengan en tu contra. No puedes protestar constantemente, porque además de ganarte la mala fama entre los árbitros, te ganas la desaprobación del resto de compañeros y de tu entrenador. Me imagino a cualquier entrenador de la carrera deportiva de Felipe sudando sangre para evitar que Felipe entrara en cólera y se transformara en el increible Hulk. La cantidad de partidos que habrán perdido así... De todas formas, aquello quedó enterrado con la llegada de Joan Plaza al banquillo madridista. No sé con seguridad si tuvo Plaza algo de culpa o simplemente coincidió en el tiempo, aunque me decanto por la primera versión.


Eso sí, actualmente es una delicia ver a Felipe disputar cada balón con la ventaja de saber que el rebote le pertenece. Además, ha mejorado extraordinariamente su abanico en el tiro, y no es extraño verle anotar desde el poste alto cual alapívot moderno, sin perder ni un ápice de su instinto asesino, un asesino magnético, que imanta al balón naranja con su presencia en la pista y hace que cada rechace sea suyo. Un temperamento mucho más moderado, un juego de pies más que interesante, y unos pies de plomo para evitar que su contrarios le ganen la posición. Y es que es imposible moverle, no hay manera. Pues forcejear con él lo que quieras, que todavía no ha nacido europeo (americano sí, desgraciadamente para la selección) que tenga testiculina suficiente para moverle sin hacerle falta. Misión imposible.


No me extraña que Vistalegre cante a coro el nombre de Felipe incluso en la derrota. Si hay alguien que encarna los valores de entrega y dedicación a este deporte es el cordobés. Descarto, pues, la casualidad por el hecho de que actualmente sea líder en el ranking de la liga ACB. Tanto trabajo debe servir para algo.



OTRAS OPINIONES DE Santiago Salas
 El ejemplo de la confianza de Butler (15.04.10)
 LeBron y Wade, ellos se lo pierden (05.04.10)
 La revolución O'Rear (26.03.10)
 Un amor predestinado por el March Madness (19.03.10)
 Los títeres de los medios, según Godall (14.03.10)
 La gran pregunta: ¿acertaron los Grizzlies? (08.02.10)
 Carta abierta a Paul Shirley (28.01.10)
 De la catarsis blanca, clínics y otros relatos (03.01.10)
 Un Cajasol metamórfico (27.11.09)
 Unicaja: Rey de Europa, Villano en España (08.11.09)
 Cuando la solución pasa por Europa (23.07.09)
 El Sorteo de Euroliga 2009-10 (08.07.09)
 Ettore Messina, ¿órdago o capricho? (24.06.09)
 La abducción de Walter Herrmann (14.06.09)
 La FEB se lleva el gato al agua con el Mundial 2014 (28.05.09)
 Real Madrid: la manta corta de la excelencia (20.05.09)
 Disección de una ley injusta (12.05.09)
 Ndong y el resto (23.04.09)
 Sacar o no sacar (a Mirotic) (13.04.09)
 Stephon Marbury vs Rajon Rondo (09.03.09)
 La final de Copa más apasionante (22.02.09)
 Mi otro All-Star (14.02.09)
 ¿Merece la pena el nombramiento de Sergio Scariolo? (08.02.09)
 De traca lo de la D-League (29.01.09)
 Reflexiones tras el sorteo de Copa del Rey (13.01.09)
 Y Triano descubrió a Ukic (Vídeo) (07.01.09)
 Sin noticias de Bayless (10.12.08)
 El traspaso que puede cambiar la historia (30.11.08)
 Anthony Morrow y la penúltima innovación de Don Nelson (25.11.08)
 El mal de fondo del Real Madrid (21.11.08)
 San Antonio no levanta cabeza (17.11.08)
 Demasiados egos en Denver (07.11.08)
 El cénit de Felipe Reyes (30.10.08)
 Jayson Granger: ¿Futuro o presente? (26.10.08)
 Vídeos: Las nuevas caras de la ACB (I) (19.10.08)
 España - Croacia: Ultradefensa y a semis (20.08.08)
 España - Alemania: jugando con fuego (15.08.08)
 Pívots ACB: Caballo grande, ande o no ande (31.07.08)
 Brandon Jennings: el punto de inflexión (25.07.08)
 Draft 2008: Sorpresas, traspasos, robos y pitos (27.06.08)
 Rudy Fernández volará rumbo a Portland (07.06.08)
 Los Ángeles Lakers: próximo objetivo, el anillo (30.05.08)
 Marc Gasol: Ese oscuro objeto de deseo (26.05.08)
 Real Madrid: Cortina de humo (22.05.08)
 ¿Qué está pasando con Pepu? (15.05.08)
 Lamar Odom, el insaciable (25.03.08)
 La imparable racha de Houston Rockets (15.03.08)
 DKV Joventut: el fin de la travesía en el desierto (24.02.08)
 Shaq cambia el calor por el sol (07.02.08)
 Pau Gasol sigue el camino de baldosas amarillas (02.02.08)
 ¿Es Manel Comas la solución? (26.01.08)
 Análisis: Entre Copas anda el juego (20.01.08)


LAS 10 OPINIONES MÁS LEÍDAS
 Las Historias de Sunara: 75 años del KK Split (Iván Fernández)
 Munich 1972: Tres segundos que marcaron la historia (I) (Marc Bret)
 Las Historias de Sunara: Ranko Zeravica y Boris Kristancic, in memoriam (Iván Fernández)
 Las Historias de Sunara: Hvala Ante! (Iván Fernández)
 Las Historias de Sunara: 50 años del Estonia - USA (Iván Fernández)
 Las Historias de Sunara: Danilovic - Ginobili... What if? (Iván Fernández)
 Dream Team 1992: Nunca habrá otro equipo igual (José Antonio Sánchez)
 Las Historias de Sunara: Juve Caserta - Varese (Copa Korac 1986) (Iván Fernández)
 Las Historias de Sunara: Dusan Ivkovic, in memoriam (Iván Fernández)
 Las Historias de Sunara: Previa de la final y partido por el bronce (Iván Fernández)
0 comentarios
Danos tu opinión
Danos tu opinión
Nick:


Comentario:


Código de seguridad: 9863

Por favor, necesitamos que reescribas el código de seguridad para asegurarnos que no se trata de un robot:


Patrocinadores: Federación Española de Baloncesto           Marina Esports           Basket Málaga

© BasketMe, 2006-2011   RSS   |   Live scores   |   Aviso legal   |   Contacto   |   Colabora con nosotros   |   Créditos